08 Jul, 2022

Con el aval del éxito, banquero de Miami ofrece claves para
obtener un préstamo comercial

POR SARAH MORENO
ACTUALIZADO 08 DE JULIO DE 2022

Ramón Rodríguez un día quiso ser Raymond para ahorrarse los acentos del español, pero su profesor de
Christopher Columbus High School le dio una lección que nunca ha olvidado. Los acentos son importantes
y su nombre lleva dos. “¿Su nombre es Raymond? Pues ahora voy a llamar a su mamá para ver cómo lo
bautizaron”, recuerda Rodríguez que le dijo su maestro, lo que desencadenó una carrera del estudiante
hasta un teléfono público para pedirle a su mamá que le dijera al maestro que su nombre era Raymond.
“Hasta hoy no se me han olvidado los acentos, y siempre firmo con los dos”, dice el banquero nacido en
Miami de padres cubanos, que considera una ventaja dominar el español y agradece que en la casa no lo
dejaran hablar otra lengua que no fuera esa.
“Te aseguro que hablar español me ha ayudado a ganarle negocios a otros bancos, no porque allí no
hablaran español, sino por entender bien las costumbres del cliente, saber lo que gusta en un país”, dijo
Rodríguez, presidente de Apollo Bank, que tiene su sede principal en Brickell y sucursales en Doral, Coral
Gables, Hialeah y Kendall.

ATENCIÓN PERSONAL EN LA BANCA

El banco comercial, fundado en el 2010 por banqueros y hombres de negocios locales, cuenta con un 35
por ciento de depositantes que provienen del extranjero y están acostumbrados a un “roce personal”.
Desde que Rodríguez acudió al llamado de Eddy Arriola, director ejecutivo y presidente de la Junta de
Apollo Bank, en menos de dos años el banco ya tiene más de $1,000 millones en activos.
“Es importante tener una buena comunicación con los clientes, tanto para dar una buena noticia como
una mala. Un ‘no’ rápido es más valioso que un ‘sí’ prolongado”, dice Rodríguez, que empezó a trabajar en
la banca con un part-time, mientras estudiaba Finanzas Internacionales en la Universidad de Miami.

Al avanzar en su carrera, se fue enfocando en cuentas internacionales y créditos, y empezó a mirar más
allá de los números. Se esforzó por tomar en cuenta a la persona que pedía el préstamo, para saber
cuánto era capaz de sacrificar por cumplir con sus compromisos financieros. Fue un consejero más que
un banquero.
“Siempre me encantó esa parte de la banca, que el cliente te llame y te consulte”, dice sobre uno de los
roles que asumen los banqueros locales, que conocen cómo funciona bien la ciudad y pueden orientar a
los hombres de negocios que traen servicios y compañías a Miami.

INVERSIÓN Y CREACIÓN DE EMPLEO EN MIAMI

En los últimos años Miami ha pasado de ser un lugar para vacacionar e invertir en una segunda casa a una
pujante ciudad a la que numerosas compañías tecnológicas y financieras han trasladado su sede.
La mudanza de firmas financieras al sur de la Florida, como Thoma Bravo, Goldman Sachs y Blackstone,
comenzó con la pandemia y ha continuado de manera estable. Entre las más recientes está la firma de
inversión Citadel, del multimillonario gestor de fondos de cobertura Ken Griffin, quien además compró
por $75 millones una residencia en Star Island el año pasado.
Esas compañías traen sus empleados, algunos en el punto más alto de su carrera, que tienen 40 y 50 años
de edad y están dispuestos a ahorrar e invertir en Miami, apunta Rodríguez.

Al mismo tiempo esas firmas contratan personal local al que ofrecen entrenamiento y oportunidad de
crecer en sus carreras, dice el banquero, indicando que los profesionales recién graduados no se ven
obligados a mudarse a otra ciudad, sino que pueden ejercer en Miami.
Precisamente uno de los proyectos que más le gusta financiar al banco son los dedicados a ofrecer
vivienda a la fuerza laboral, afirma el ejecutivo.
Apollo Bank se concentra en los bienes raíces comerciales, en el desarrollo de viviendas unifamiliares,
multifamiliares y de hoteles.
“Hoy las inversiones no son aisladas, son compañías que se han establecido para seguir creciendo y
moviendo capital hacia Estados Unidos”, dice Rodríguez, que también ha visto cómo se incorporan a la
vida económica de Miami negociantes e inversionistas de Chile y Perú, que no solían mostrar tanto
interés como ahora.
La estabilidad que ofrece Miami a inversionistas extranjeros y la necesidad de construir más garantiza el
interés futuro y el flujo del capital, afirma el ejecutivo.
Apollo Bank esta financiando varios proyectos de coliving, una forma de vivienda compartida en que las
habitaciones de un apartamento se alquilan a distintas personas.
“Estos edificios siempre están en rutas públicas donde hay autobuses, cerca del transporte, por lo que no
se hacen estacionamientos”, explica Rodríguez, indicando que un grupo de inversores venezolanos ya ha
concluido varios proyectos de este tipo y tienen más en camino.

DIFERENTES ETAPAS DE LA BANCA EN MIAMI

Rodríguez heredó de su familia el aprecio por el trabajo y la educación. “Mi padre trabajó hasta los 80
años”, dijo el ejecutivo, indicando que su padre también le aconsejó que invirtiera en la educación de sus
hijos, lo más valioso que les puede dejar.
El negocio familiar, Biltmore Motors, fue muy exitoso, sobre todo en los años 1970, porque ayudaba a los
primeros exiliados que iban llegando a Miami a comprar su primer auto e incluso los iban a buscar al
aeropuerto.
“Muchos médicos pusieron la dirección del dealer, que no iba a mudarse de lugar, para que les enviaran
allí los transcripts de las notas de la universidad”, contó Rodríguez.
Eran también los tiempos en que los bancos hacían préstamos basados en el carácter de la persona,
cuando los exiliados cubanos no tenían capital para abrir sus negocios. Buscaban entonces el apoyo de
bancos como Republic National Bank, en el que el 90 por ciento de la clientela era hispana y el personal
hablaba español.

Rodríguez rememora una anécdota que le hizo su padre cuando fue a pedir un préstamo al Republic,
donde tenía cuenta.
“Le dijeron que hiciera un cheque por la cantidad que necesitaba a su nombre, y que les entregara los
títulos de todos los autos que tenía en el dealer”, recordó Rodríguez que, más tarde en su carrera, trabajó
con dos pilares de esa banca impulsada por exiliados cubanos, Luis Botifoll y Arístide Sastre, que
presidieron el Republic National Bank.
Hoy dar un préstamo basado en el carácter del solicitante es imposible, dice Rodríguez. Las regulaciones
concebidas para proteger al banco y a los depositantes no lo permiten.
Como consejos para futuros banqueros, Rodríguez recomienda escuchar siempre al cliente, aprender las
operaciones del banco desde abajo y “nunca creerte que te lo sabes todo”.
El ejecutivo celebra la “inversión” que ha hecho Seacoast Bank, un banco con sede en Stuart, Florida, que
se expande a Miami al comprar el Apollo Bank, un proceso que concluirá en diciembre. Para los hombres
de negocios que quieren obtener préstamos del banco, Rodríguez aconseja:
• Vengan preparados con la información del proyecto que quieren realizar, para convencer al banco
de que saben sus objetivos.
• Sean claros y transparentes en su explicación.
• Provean la información que se les pide y no cuestionen el porqué. Si se les pide algo es porque las
regulaciones lo exigen.

Apollo Bank, 1150 S Miami Ave #209, (305) 398-9000.

DON'T MISS A THING!

Subscribe to our newsletter to receive news, special
updates and information about our events.

SUBSCRIBE

You are now being relocated to
Apollo Bank’s secure online banking site
  1. Apollo Bank banking centers will open at noon on Wednesday, September 28th as a result of Hurricane Ian. Please contact your account officer for additional support. Thank you!
close